miércoles, 24 de septiembre de 2014

El plomo, para los caños



Como parte de la campaña “Paremos con el genocidio silencioso de nuestro pueblo” el sábado 20 de setiembre, comenzó el relevamiento del Barrio 17 de Noviembre a cargo de vecinos, numerosas organizaciones y movimientos sociales, en el Partido de Lomas de Zamora. El objetivo principal de dicho trabajo, es concientizar y denunciar el elevado contenido de plomo en sangre en niños y niñas, resultado de las inadecuadas condiciones ambientales y sanitarias en las que viven sus familias.

Orígenes del proyecto
La campaña “Paremos con el genocidio silencioso de nuestro Pueblo”, se inicio con el Relevamiento Sanitario, que Médicos del Mundo, el Foro Hídrico de Lomas de Zamora, vecinos y docentes realizaron en Villa Lamadrid en 2011, con el objeto de vincular la degradación del ambiente y el impacto en la salud. Entre los datos que arrojó la encuesta, 62% sufre inundaciones en su casa o terreno, 100% no cuenta con servicio de cloacas, 34% consume agua envasada, el barrio no cuenta con servicio de recolección de residuos, el 75% de la población no cuenta con cobertura médica, se detectaron frecuentes casos de enfermedades respiratorias, parasitosis, gastroenteritis y dermatitis.
En el verano del 2012-2013, los vecinos de Villa Fiorito, el Foro Hídrico de Lomas de Zamora, el Departamento de Hidráulica de la FIUBA y la Fundación Che Pibe llevaron adelante la campaña “El agua no es confort, el agua es vida”. El relevamiento constató entre otras cosas que en la zona coexisten la red de AySA, redes vecinales, vecinos que se abastecen mediante perforaciones, vecinos a los que se les entrega agua mediante la utilización de camiones cisterna (conocidos en el barrio como“aguateros”), canillas comunitarias y conexiones clandestinas. A esto se suma la falta de recolección y tratamiento de líquidos cloacales, falta de desagües, presencia de la napa freática (contaminada con líquido cloacal y vuelcos industriales clandestinos) prácticamente a nivel del terreno natural y la utilización masiva de motores conectados de manera directa a las redes. El elevado riesgo sanitario presente en la cuenca baja del sistema Matanza-Riachuelo se constata en la ocurrencia de enfermedades asociadas al agua, como diarreas, hepatitis, enfermedades de la piel, etc.
Desde diciembre de 2013, a febrero de 2014, el Proyecto UBANEX, junto con los vecinos de Villa Lamadrid, el Foro Hídrico, Ingenieros y estudiantes de la FIUBA y autoridades de la Escuela N°334, se realizan encuestas domiciliarias tendientes a revelar las características del servicio de agua potable y su relación con la salud, con el objetivo de recopilar información y comenzar con la difusión y concientización de la problemática. En esta oportunidad los resultados arrojados revelaron que el 41% sufre habitualmente diarreas, infecciones intestinales, vómitos. Mientras que el 32% sufre habitualmente de forúnculos, infecciones en la piel, ojos y/o oídos.
Por otra parte, en forma paralela, desde hace algunos años la ACUMAR (Autoridad de la Cuenca Matanza-Riachuelo), organismo público que se desempeña como autoridad máxima en materia ambiental en la región, viene instalando en Villa Fiorito, Villa Lamadrid, la Villa 21-24 de C.A.B.A. y otros barrios de la cuenca un móvil sanitario y tomando muestras de sangre a niños menores de 5 años y adultos mayores a 65. Entre otros parámetros, estos estudios midieron la concentración de plomo en sangre. Los resultados de estos análisis de laboratorio no fueron entregados a los familiares de los menores, quienes sólo fueron informados verbalmente al respecto. De acuerdo a lo informado por los vecinos, muchísimos niños obtuvieron resultados positivos de concentración de plomo en sangre. Hasta la fecha no se ha sistematizado el seguimiento de estos niños y los padres no saben cómo proceder. Además hay una profunda preocupación respecto a la situación de los niños mayores a 5 años.
Fruto de este progresivo recorrido se decidió organizar un grupo de trabajo conformado por organizaciones sociales y comunitarias, educadores populares, docentes y estudiantes de la Facultad de Ingeniería de la UBA, científicos, médicos sanitaristas, documentalistas, la Cooperativa de Cartoneros MTE, vecinos y otras organizaciones sociales para lograr estudiar y recolectar información sobre la situación sanitaria de la porción de territorio que cubre los barrios de la Ribera del Riachuelo, tanto del lado de Provincia (Lomas de Zamora y Lanús) como de la Ciudad de Buenos Aires. Para ello el plan de acción va desde el relevamiento epidemiológico comunitario, focalizando en las afecciones relacionadas a la presencia de metales pesados en sangre (Plomo, cromo); realización de estudios y análisis clínicos, asegurar las soluciones y tratamientos correspondientes de parte de funcionarios y autoridades responsables de la salud pública; exigir la ejecución de las obras de cloacales, instalación de plantas compactas para el tratamiento de los afluentes cloacales, finalización de las obras de desagues y mejoramiento de la calidad y oferta de agua potable; Supervisar e inspeccionar el vuelco de efluentes industriales con veedores comunitarios.
EL PLOMO, PARA LOS CAÑOS.
Según la OMS, no es saludable, ni tolerable, ningún porcentaje de plomo en sangre. Lamentablemente ya hay casos detectados en la zona relevada de niños y niñas, adultos. En ninguno de los casos se les facilitó tratamiento, acompañamiento. En el total desamparo y exclusión.
Entre los signos de envenenamiento por plomo aparecen: cansancio, problemas para dormir, mareos, irritabilidad, nerviosismo, dolores de cabeza, dificultad de concentración, depresión, olvido, hiperactividad (niños), entumecimiento, muñecas o pies sin control, debilidad, torpeza, dolor en articulaciones y músculos, vómito, pérdida del apetito, dolores de estómago, estreñimiento, sabor metálico en la boca, problemas para engendrar niños saludables. Los efectos del envenenamiento por plomo sobre la Salud pueden ser: anemia, hipertensión, daños en la formación de glóbulos rojos, enfermedad de riñones, daños al cerebro, daños a los nervios, fertilidad disminuida, nacimientos prematuros, abortos.
“PAREMOS CON EL GENOCIDIO SILENCIOSO DE NUESTRO PUEBLO” , bajo este lema, vecinos y miembros de varias organizaciones, relevaron 100 familias del barrio 17 de noviembre.
La jornada de relevamiento en el Campo Tongui, se enmarca en la campaña que llevan adelante las organizaciones y movimientos sociales: Che Pibe, MTE, Foro Hídrico, CTA, Cátedra Libre de Ingeniería Comunitaria, Facultad de Ingeniería UBA, Centro Popular 17 de Noviembre, Centro Cultural Comunitario Tierra y Dignidad, Laboratorio Autónomo de Verificación e Intervención, Movimiento Teresa Rodriguez, Marea Popular, Frente Popular Darío Santillán, No Seas Pavote, Cátedra Libre de Estudios Americanistas UBA, Resistencia Estatal, ATE Sur.
Juan, uno de los vecinos encuestados, menciono a ANRed: “yo estoy desde el comienzo acá. Todos vimos cuando traían, con los camiones de la municipalidad, volquetes con basura, residuos patológicos, barro del Riacuelo. Dejaban de todo, total, nadie controlaba nada”. Irma, otra vecina, comentaba:“cuando está nublado o hay mucha humedad, el olor a podrido no se aguanta”. Amallia, la mamá de Lucas, que tiene un año, expresaba: “mi hijo tiene una colostomía, que le hicieron al nacer. Me dijeron que podía deberse a cuando nuestra casa estaba rodeada de agua podrida, que eso podía ser la causa, pero no sé yo”.
"... Esta primera etapa, de relevamiento representa el comienzo del reclamo, denuncia y concientización, para que las autoridades municipales, provinciales y nacionales, empresarios de la zona, asuman su responsabilidad en la contaminación, se comprometan a culminar las obras hídricas, den solución, acompañamiento y tratamiento a los ya afectados. Basta al genocidio silencioso..." así lo expresaba Sebastián, miembro de No seas Pavote.
Contactos:
Sergio: 1131953951
Eva: 1137703727

Por ANRed